Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche ante...

Friday, June 9, 2017

Las galaxias. Astronomía

Una galaxia es un conjunto de estrellas y sus planetas, nubes de gas y polvo cósmico, materia oscura y energía que se mantiene unido debido a la acción de la gravedad. Una galaxia típica contiene unos 100 mil millones de estrellas. Además, hay aproximadamente 100 mil millones de galaxias dentro del universo observable. A pesar de existir tantas, no se supo de su existencia sino hasta ya entrado el siglo XX.

Desde el principio de la humanidad el hombre le ha dado diferentes nombres y explicaciones a la gran franja de tenue luz que cruza el cielo nocturno en las noches sin Luna. El nombre Via Lactea proviene directamente del latín y significa “camino de leche”, ya que creían que se originó cuando una diosa (Hera en algunas versiones, Opis - esposa de Saturno - en otras) derramó su leche divina en el cielo nocturno.

Más adelante, en 1610, Galileo fue el primero que apuntó su telescopio hacia la Vía Láctea (o simplemente, la Galaxia, como también se le conocía), y descubrió que estaba formada por innumerables estrellas, indistinguibles a simple vista.

Para el siglo XVIII, solo se conocía una Galaxia (la nuestra), pero había muchos cuerpos celestes llamados nebulosas, término que se refería a objetos astronómicos difusos.

A finales de los 1700s, Messier hizo un catálogo de 109 nebulosas, para que los cazadores de cometas no las confundieran. Ahora sabemos que unas 40 de ellas son galaxias; muchas otras son nebulosas que están dentro de la Vía Láctea, como la Nebulosa de Orión; y algunas son cúmulos estelares (es decir, enjambres de miles de estrellas), como las Pléyades.

En 1917, Heber Curtis observó un tipo de estrella llamado nova en la nebulosa de Andrómeda y calculó, correctamente, que se encontraba tan lejos que debían pertenecer a un “universo isla” distinto de la Vía Láctea. Llegó a la conclusión de que las nebulosas espirales que se conocían eran en realidad otras galaxias.

A principios de los años veinte, Edwin Hubble comprobó que las nebulosas espirales eran ciertamente otras galaxias y que Andrómeda se encontraba a una distancia de dos millones de años luz de nosotros. Ambas, junto con las Nubes de Magallanes, forman parte del grupo local, que está compuesto por más de 54 galaxias cercanas, dentro de un diámetro de 10 millones de años luz. 



Hubble clasificó las galaxias en 6 tipos distintos y hasta nuestros días esa clasificación sigue vigente.



Galaxias elípticas.

Forman aproximadamente el 20% de las galaxias. Tienen una forma que va de esférica a elipse alargada (como un balón de americano) y una de sus características es que se encuentran agrupadas en cúmulos. 



Galaxias lenticulares.

Son un punto medio entre las elípticas y las espirales. Tienen un disco que rota alrededor de un núcleo abultado, y no poseen brazos ni líneas de polvo prominentes. Ejemplo: Galaxia del Sombrero.



Galaxias espirales.

Nombradas así debido a sus brillantes brazos en espiral, que resaltan debido a líneas de polvo muy marcadas o a líneas de estrellas jóvenes, en formación. Ejemplo: Andrómeda.




Galaxias barradas.

Son galaxias espirales con una banda central de estrellas brillantes, que abarca de un lado a otro de la galaxia. Son aproximadamente la mitad de las galaxias con forma de disco. Ejemplo: nuestra Vía Láctea.



Galaxias enanas.

Son de baja luminosidad, masa y tamaño, por lo que son difíciles de encontrar. ¿Por qué son importantes? ¡Porque la mayoría de las galaxias son enanas! Estas galaxias pueden ser los residuos de los procesos de formación de galaxias, en donde galaxias “proto-enanas” se unen para formar galaxias mayores. 



Choques de galaxias.

Aún a pesar de estar separadas por distancias enormes, las galaxias también llegan a chocar entre sí. Pese a que suena como un proceso muy violento y rápido (¡vamos, son dos o más galaxias estrellándose!), en realidad, son tan grandes que tardan varios millones de años en colisionar. El espacio entre las estrellas de cada una es tan grande, que es muy raro que las estrellas individuales o sus sistemas planetarios choquen. Las mediciones indican que Andrómeda y nuestra Vía Láctea están acercándose y terminarán por colisionar y fusionarse; pero no hay que preocuparse, porque esto sucederá dentro de cuatro mil millones de años.



Es fácil imaginarse que las galaxias están compuestas solamente de estrellas, pero las estrellas no son el objeto más numeroso dentro de ellas. Un estudio llevado a cabo durante seis años que abarcó millones de estrellas concluyó que los planetas alrededor de las estrellas son la regla, más que la excepción. El número promedio de planetas por estrella es mayor a uno. Es decir, hay más planetas que estrellas. Esto significa que probablemente hay un mínimo de 1,500 planetas a tan solo 50 años luz de la Tierra.



Y todavía hay quien pregunta si estamos solos. 



“Si fuéramos los únicos en este Universo, sería un gran desperdicio de espacio”

- Carl Sagan



No comments: