Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Thursday, February 12, 2009

¿Y el instructivo?

Tomándome un respiro del trabajo, vi que mi botella de agua dice...

Agua preenvasada para consumo humano

O sea, si no le ponen esa leyenda, ¿qué? ¿Significa que me puedo confundir y no saber qué hacer con ella? Es más, buscándole en la etiqueta, ¡hasta las instrucciones me encontré!...

Toma 2L de agua al día

Como que estamos olvidando el sentido común y cayendo en un proteccionismo al consumidor - así como pasa en Estados Unidos. ¡Qué horror! Tengo que confesar que casi siempre leo (o por lo menos le doy una ojeada) a los instructivos - claro, a menos que sea de un DVD o el refri o algo así. Pero eso de llegar a extremos absurdos como el de la botella de Bonafont, no sé. Es como si creyeran que nosotros, los consumidores, necesitamos que nos digan exactamente qué hacer, en todo momento.

Lo triste es que eso es muy cierto. Nos han acostumbrado a recibir las cosas peladitas y en la boca, a aceptarlo todo sin cuestionar, a tener lista la comida con sólo apretar un botón, a saber la única y absoluta verdad de las cosas encendiendo la televisión o la computadora, a conformarnos y a tomar todo esto como algo normal.

¿No es deprimente la manera en como está evolucionando nuestra sociedad?

4 comments:

FerGil said...

Punto número uno: Fuchi a las empresas que piensan que sus clientes son meros consumidores idiotas... estoy contigo en detestar instrucciones para beber agua.

Punto número dos: Mi posición sobre los partidos de la selección se manifiesta claramente en http://nadadepolitica.wordpress.com/2009/02/12/nada-de-politica-aislado/

Mr. Ruben said...

Jajajaja... ¡El autocomercial!

Está bien, está bien, lo checaré...

FerGil said...

Mientras no le pague a alguien por promocionar mi webcomic, YO tengo que hacer el trabajo sucio! :P

Qué le vamos a hacer, no?

Towers, Gabriela said...

Para consumo humano. Ni se le ocurra echarle el agua Bonafont a las plantas. No quiere saber lo que podría pasar.