Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Wednesday, April 22, 2009

¿Qué es mejor que un helado Chunky Monkey?

La respuesta inmediata sería...

"Obvio, DOS Chunky Monkeys"

Pero, no. En este caso, fue todavía mejor...

Mejor que un helado Chunky Monkey... un helado Chunky Monkey GRATIS.



Resulta que atiné a pasar enfrente de un Ben & Jerry's justo en el Día del Cono Gratis (que me enteré hoy que se suponía iba a ser sólo en EU y Canadá). Vi la cola, el letrero y, por supuesto, antes de pensar siquiera en formarme ya tenía yo un par más de personas atrás, felizmente incorporado a la fila. Me dio flojera formarme más de dos veces, pero fueron unas dos veces muy bien aprovechadas.

¡Ahora, a estar muy, muy pendientes del Día del Disco Gratis en Mixup!

Mmmmh...

Sí, claro... ¡Jajajaja!

Monday, April 20, 2009

El Metro es un lugar íntimo

Y no, no estoy hablando de algún bar llamado el Metro. Tampoco de un museo (que no se me ocurre qué tan íntimo puede ser un museo). Ni un hotel. Aunque sería buen nombre para uno, la verdad.

Estoy hablando del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

¡En serio!

Resulta hasta paradójico: un sistema de transporte que moviliza 1,352 millones de personas en un año...

(paréntesis... vuelvan a leer ese número e imagínenselo. No, seguro que no pueden. A ver, imaginen la gente que cabe el Estadio Azteca, en un partido de la selección. Ahora, multiplíquenlo por 1300. Mmmh... ¿tampoco? Entonces... la población total de México, de TODO el país, multiplicada por DOCE. ¿Yaaa? - fin del paréntesis)

... (regreso al punto anterior) es uno de los lugares donde estamos realmente solos. No importa cuánta gente haya a nuestro alrededor, hacia donde quiera que dirijamos la mirada, vemos que la mayoría de la gente está sola con sus pensamientos. Claro que hay quienes tratan de evitarlo e intentan leer (bastante difícil, con tanto movimiento del vagón), hacer sopas de letras o dormir. Pero, inevitablemente, estamos solos. Lo único que interrumpe el flujo de nuestras ideas es el ya típico sujeto con una bocina dentro de una mochila, a la espalda, promocionando el "Eme pe treees con los mejores 400 temas de lo que son las cumbias".

(¡Por favor! Alguien dígale que no hay manera de meter tantas canciones en un CD. Y, ¿LOS MEJORES 400 temas? ¿LOS MEJORES? ¿CUATROCIENTOS? ¿Y cumbias? Esos tres conceptos me parecen tan inconcebibles juntos que imaginarme toda la gente junta de mi primer paréntesis es tan fácil como la tabla del dos. Además, seguramente no soy el único al que le salen ronchas de alergia cerebral cada que escucha alguien que usa "lo que es" para todo...

- "Te vas por todo lo que es Monterrey y llegas derechito"

- "Tengo que pagar lo que es la tanda"

- "Por la dieta no puedo comer lo que son tortas y tacos"

fin del paréntesis 2)


Hay algunas personas que les gusta aislarse todavía más y se ponen sus audífonos para escuchar "lo que es" su música (¿ven cómo suena horrible?). O tal vez simplemente no les gusta que los interrumpan en su soledad. Después de todo, para muchos es el único momento del día en que pueden estar solos.

Por supuesto, no estoy diciendo que tenga nada de malo querer aislarse. Sólo me quedé pensando en que, si quiero aislarme del mundo y puedo ignorar los múltiples inconvenientes (calor, multitudes, niños con tenis repartiendo papelitos donde dicen que necesitan dinero porque provienen de la comunidad más pobre de puebla, etc), lo único que tengo que hacer es perderme en ese mar de gente para poder estar conmigo mismo.

Una más de las características de nuestra sociedad, tan civilizada ella.