Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Friday, August 17, 2018

En el bosque


Abres los ojos, desorientada.

Usas ambas manos para levantarte del montón de hojas secas en el que despiertas. Escuchas un zumbido metálico en tu cabeza, y los sonidos del bosque suenan apagados. Con un resoplido te quitas unas hebras de pasto de la nariz, observando a tu alrededor. El piso se siente seco, por lo que te tomas tu tiempo. Sentada, te ajustas los guantes y el gorro mientras evalúas tu situación. El aire se siente muy frío, pero por lo menos no hay nieve. Bien. La luz es gris y apagada y alcanzas a ver unas densas nubes entre las copas de los árboles. Falta poco para que anochezca y parece que va a llover. Eso no es bueno. No estás segura cuánto tiempo te mantendrá caliente tu chamarra si se moja.

Te invade un momento de pánico cuando te das cuenta de que tampoco está tu mochila. Como estás en montaña, el suelo está sumamente inclinado. Te pones de pie con cuidado y revisas en tus bolsillos. Nada. Ni una barra energética, o una botella de agua. Ni siquiera tu linterna. Encuentras una pequeña navaja suiza en tu bolsillo trasero izquierdo. Claramente, no es suficiente. El zumbido en tu cabeza ya casi desaparece y se empiezan a aclarar tus ideas.

No recuerdas por qué estás en este claro en el bosque. Sabes que, en estos casos, lo más importante es no caer en la desesperación, así que tratas de recordar cómo llegaste aquí. Nada, en blanco. Respiras profundamente, para tranquilizarte. Seguramente te caíste del sendero y te golpeaste la cabeza con un tronco o una piedra. Te revisas por encima del gorro, pero no te duele nada. En fin.

Lo principal ahora es estar en movimiento. Recuerdas uno de los consejos de Alex: “En la montaña, si no sabes dónde estás, ve hacia abajo y busca un camino. Eventualmente encontrarás uno.”

“¡ALEX! ¡ALEEEEEX!” gritas con mucha potencia, usando tus manos como bocina. Pones mucha atención a la respuesta. No hay ninguna. Seguramente te están buscando en otro lado. ¡Qué frío! Te ajustas bien el botón del cuello y te cubres la nariz y la boca con una mano, para calentar un poco el aire. ¿Y tu bufanda? Debes de haberla perdido en la caída, pero no tienes tiempo de regresar a buscarla. Tienes que aprovechar lo último de la luz del día.

Empiezas a caminar hacia abajo, con pasos firmes y rápidos.

Con el aire frío y la caminata, tu mente termina de despejarse. Recuerdas un poco. Dejaron el campamento todavía bajo la luz de las estrellas, visibles entre las nubes, para poder llegar a la cumbre antes del mediodía. Las tiendas de campaña se quedaron, junto con todo lo que fuera peso extra, para recoger todo ya de regreso. Iban a buen paso – la ventaja de que todo el grupo fuera experimentado. Pero, antes de llegar a la cima, algo sucedió. Alguien tuvo un accidente y tuvieron que detenerse. O algo así.

Llevas un buen ritmo, tal vez más rápido de lo prudente. Bajas casi corriendo, ayudándote con los troncos de los árboles: unas veces para frenarte y, otras, como palanca para cambiar de dirección. Necesitas encontrar algún sendero o algo reconocible mientras todavía lo puedas ver. Dejas un poco de tu nerviosismo atrás y te concentras en tus movimientos: pasos largos, casi brincando, para bajar, echando tu cuerpo para atrás y así conservar el equilibrio, pisando con cuidado entre los mechones de pasto amarillo y usándolos para amortiguar tus pisadas. Se siente bien. Sigues y sigues. Te detienes un momento para recuperar el aliento. Es extraño, pero no estás cansada ni acalorada. Al contrario, todavía tienes frío. Siempre se te ha hecho curioso que, lo que de subida te tomó un par de horas y mucho esfuerzo, de bajada lo haces en unos cuantos minutos. Aprovechas para volver a llamar.

“¡ALEX! ¡ALEEEEEX!” Nada. Ni siquiera el eco te responde.

La temperatura sigue bajando. A lo lejos, muy arriba, se oye el eco de un par de truenos.

.

Recuerdas los relámpagos de anoche. A la luz de la fogata y las historias, la tormenta se escuchaba muy lejana. Probablemente no llegaría hasta acá, pero la montaña tiene su propio clima, decía Alex.

“Hay que tratarla con respeto, porque es caprichosa,” dijo.

Te reíste, provocándolo. “¿Caprichosa? Así le dices a todas, ¿verdad?” Juguetona, le avientas el malvavisco que estabas insertando en una varita.

“No, solo a las que se lo merecen,” sonrió, mirándote directamente. “¿A dónde vas?”

“A quitarme las botas. Y por más malvaviscos. Ése era el último.”

.

Auch. La sonrisa que evocó el recuerdo te parte el labio inferior, reseco por el frío. Valió la pena. Tienes un gusto metálico y ligeramente dulce en la boca, como a lo que sabría el arrepentimiento cuando faltas a tu palabra. Y sabes bien por qué.  Un par de horas después de salir el sol, todavía sin salir del bosque, se pelearon por cualquier tontería. No estás segura si fue tu culpa, pero no hiciste nada por solucionarlo. Ahora, no sabes si alguna vez podrás. ¿Dónde quedó el “Vamos a hablarlo todo, hasta solucionarlo”? No. No hay que ser pesimista. Solo es cosa de encontrar el camino, o el campamento. En el peor de los casos, podrías llegar hasta la base de la montaña, al albergue. El problema es que no estás segura en qué dirección está. Alex es el que se encargaba de eso y tú solo lo seguías. Si llegara a pasar algo, podías utilizar el GPS de tu celular y seguir la aplicación de los mapas topográficos de la zona. Claro, si tuvieras tu celular, que está ¿dónde? En tu mochila.

¡Si tan solo te sentaste un minuto a descansar! Ibas hasta atrás del grupo, cerrando la marcha. No querías hablar con Alex. Ni siquiera querías que se disculpara. No ahora. Mejor que el cansancio y el esfuerzo por subir se encargaran de ocupar tu mente. Caminando en el sendero de pedrejones por donde subían ahora, sentiste que una de tus botas no estaba bien ajustada. “¡Un momento!”, dijiste en voz alta justo cuando alguien adelante hizo algún comentario gracioso y dos o tres se rieron. Claramente, no te oyeron. No importa. Estaban llegando a la orilla de una pequeña barranca e iban a tener que caminar más despacio para rodearla. Los alcanzarías ahí.

Te sentaste en una roca grande, te quitaste la bota y aprovechaste para ajustarte la calceta. Después, un poco de agua y una foto mental del suelo de nubes a tus pies, dispersas un poco por el sol de mediodía, los árboles asomándose por entre los espacios que dejaban. Detrás de ti, la montaña, majestuosa y desafiante, con su paciencia infinita. Las vistas así son, definitivamente, una de las mejores razones para subir aquí. A tu alrededor ya no había bosque, tan solo hierba amarilla a la altura de tus rodillas y esas malditas piedras sueltas que hacían más difícil pisar firme y lastimaban los pies. Ya no veías a los últimos del grupo, pero todavía oías sus voces. Tal vez alguno mencionó tu nombre. Momento de apurarse. Doble nudo en la agujeta y listo.

.

“¿Por qué siempre deben tener doble nudo estas cosas?”, te quejaste en voz alta, quitándote las botas y aventándolas sobre tu bolsa de dormir.

“Porque si no, se aflojarían y tendrías que volver a amarrarlas diez veces en un ascenso,” respondió Alex con una sonrisa, asomándose desde afuera de la tienda de campaña. Odiabas que siempre tuviera razón en esas cosas. “Ya, apúrate, que van a empezar con las historias de fantasmas. A propósito, pusiste la tienda al revés.” Y desapareció rápidamente, antes de que pudieras aventarle una bota en la cara.

¡Por supuesto que no estaba al revés! Bueno, tal vez sí. ¿Había alguna regla que decía que la entrada de la tienda siempre tenía que estar viendo hacia la fogata y no hacia afuera? Mmmh… probablemente sí, en alguna guía de boy scouts. Pero así podías ver las estrellas, sin que te deslumbrara el fuego… si no fuera por el techo de la tienda y los árboles. ¿Y si durmieras con la cabeza afuera, viendo al cielo? Está bien, sí estaba al revés. Pero no lo ibas a admitir tan fácilmente.

.

La barranca no era tan pequeña como parecía. A esta altura tenía solamente unos diez metros de ancho, pero se abría conforme bajaba por la ladera y llegaba lejos, hasta donde comenzaban los árboles. Principalmente de arena suelta en el centro y rocas en las orillas, sería una gran forma de bajar de no ser porque te acercaba demasiado al borde de una caída vertical del otro lado, un poco más debajo de donde estabas. Se veía fácil de cruzar de ser necesario, simplemente plantando los pies firmemente en la arena, pero el grupo había subido por este borde. Ya te llegaban sus voces. Podías escucharlos bromeando, probablemente detrás de esas rocas grandes allá arriba. Debían de estar esperándote. Comenzaste a subir con un poco de prisa, para no atrasar a todos.

“¡Ya voy! ¡Espérenme!” Sujetaste fuertemente una roca como apoyo y trepaste… pero se desmoronó entre tus dedos y caíste hacia atrás, en medio de una lluvia de arena y piedras.

.

“Te tardaste mucho,” dijo Alex.

“No encontraba los malvaviscos. Y no puede haber fogata sin malvaviscos,” respondiste, bajito para no interrumpir la historia que ya estaba contando el guía. Viste esa sonrisa debajo de la mirada regañona y sonreíste también. Sabías que muchas veces tenían prioridades diferentes, pero eso era lo mejor, ¿no? Se complementaban.

Además, siempre iban a estar ahí el uno para el otro.

.

Te sientes más sola que nunca, con tanto frío que se te entumen los brazos. La montaña ya está en penumbra.  Levantas la vista, buscando una esperanza entre las ramas de los árboles; la parte baja de las nubes forma la superficie de un mar en ebullición, dispuesto a caer sobre ti. Con el cielo tan cerrado y sin luna o estrellas para iluminar el paisaje, te quedan pocos minutos a media luz. Te abres paso entre arbustos y llegas al lecho seco de una caída de agua, alfombrado con piedras en el centro. Un poco más abajo, el tronco de un árbol, caído hace muchos ayeres, atraviesa tu camino. ¡Lo reconoces! ¡Ahí descansaron en la mañana! Te apoyas en él con ambas manos y te dejas caer para colgarte y pasar por debajo, pero está demasiado podrido – más de lo que recuerdas – y se deshace con el movimiento. Caes rodando, para no golpearte con alguna roca. Tu inercia te lleva sobre el borde del cauce y resbalas más allá sobre una capa de agujas de pino y musgo. Cuando te levantas, no sabes dónde estás.

“¡AAAARGHHHH!” le gritas al cielo, desesperada, los puños en el pecho. “¿HAY ALGUIEN AQUÍ?” El gris bosque se traga tu llamado y te regresa un silencio angustiante. El cielo te contesta con el eco de un trueno.

Volteas rápidamente a tu alrededor. Nada. Las sombras se hacen más profundas cada vez. Alguien podría estar sentado bajo alguna de ellas, mirándote en silencio, y nunca lo sabrías. Das un par de vueltas, desorientada. Te llevas las manos a la cabeza y te sientas un segundo, tratando de calmarte. Sientes como si tu corazón quisiera explotar y salirse. Respiras profundamente una, dos veces. Ya. Todavía hay tiempo. Te pones de pie y sigues, siempre hacia abajo.

.

“Y los siguió en silencio hasta abajo, sin emitir… ni un solo ruido. Callada. Como. Una. Tumba.” La voz del guía se volvió poco menos que un susurro. Todos en el círculo estaban atentos, nerviosos, esperando saber qué pasaba. Tu malvavisco se derritió y cayó en el fuego, olvidado en el momento. El guía continuó, midiendo sus palabras: “Cuando todos alcanzaron la seguridad de la fogata, ya sabían que estaban a salvo. Nunca se atrevería a seguirlos hasta la luz. Se vieron a los ojos, inquietos pero aliviados. Los seis habían podido regresar. ‘¿Seis?’, dijo alguien, en un murmullo casi imperceptible sobre el crujido de la madera encendida. ‘Pero. Si. Solo. Éramos…’

“¡CINCOOO!” gritó el guía, arrojando un puñado de polvos a la fogata y provocando una pequeña explosión. Todos pegaron de alaridos. Tú hasta te caíste del tronco donde estabas sentada.

Qué risa.

.

Se te escapa una pequeña risa de alivio cuando encuentras la tienda de campaña. Casi te pasas sin verla, hasta que pisas algo que se siente diferente. Te agachas para analizarlo. Un pequeño círculo de piedras con lo que parece madera quemada. Sí, se rompe entre tus dedos. Son los restos de una fogata. Pero no es reciente. Y esa sombra de ahí… ¡una tienda de campaña! ¡Sí!

“¿Hola? Necesito ayuda. ¿Hay alguien?”

Tu única respuesta es un relámpago entre las nubes, justo sobre ti. En su breve destello alcanzas a ver a tu alrededor y se congela la sonrisa en tu rostro. Esperas un poco más. Ahí, otro rayo. Esto no es un campamento. Solo hay una tienda de campaña, pero está maltratada y rota por el viento, deslavada y abandonada hace mucho tiempo. Te dejas caer de rodillas junto al círculo de piedras. Tu angustia es absoluta. Ni siquiera te salen lágrimas.

“Por favor, Alex, ¿dónde estás?” dices entre dientes, la cabeza baja. Cierras los puños entumidos con desesperación, enterrándote las uñas. No sientes dolor, pero no vas a llorar. “Ayúdame, por favor. No me conviertas en un recuerdo.”

Una sucesión de flashes te confirma la llegada de la tormenta eléctrica, pero afortunadamente sigue sin caer una gota de lluvia. A su luz, ves algo que te desconcierta: la entrada de la tienda de campaña está hacia el otro lado. ¿Será la tuya? Recuerdas que acamparon muy cerca del camino asfaltado, unos cien metros arriba.

Determinada a no rendirte y sin tiempo para confirmar tu sospecha, caminas colina abajo a tientas entre los árboles, con cuidado, esperando cada relámpago para ver hasta dónde puedes avanzar. Después, te quedas quieta en la oscuridad, tiritando de frío y sintiéndote miserable, hasta que el siguiente te alumbra y bajas otro poco. No sabes cuánto tiempo continúas así hasta que sientes el suelo firme y horizontal. Te agachas para tocarlo con la mano, porque ya no sientes los pies. Lo lograste. Ahora, ¿qué tan lejos estaban las cabañas? Recuerdas bien que caminaron como una hora antes de alejarse de la carretera y acampar. Deben ser unos tres o cuatro kilómetros. Perfecto.

Avanzas hacia la izquierda, un poco más confiada. De repente, una oleada de pánico hace que te detengas en seco. Con los latidos de tu corazón en los oídos, esperas. Extiendes la mano al frente, tentando. Sientes vértigo. Y mucho frío. Una corriente de viento helado te jala hacia adelante, pero te quedas quieta. Ahí, un rayo. Lo que alumbra te deja helada, desde adentro. Frente a ti no hay nada más que una caída vertical. Es imposible saber qué tan profunda es, pero las copas de los árboles están a la altura de tu cabeza. Las puntas de tus botas se asoman sobre el borde.

Das un par de pasos hacia atrás, muerta de miedo. Te llevas las manos al cuello, conteniendo un grito y tomas aire a bocanadas. Sabes que, si comienzas a llorar, ya no pararás. “¿Por qué me pasa esto?”, piensas. “¿No fui una buena persona?”

La carretera serpentea abrazando las faldas de la montaña. Creías que sería más rápido que en el bosque, pero no puedes arriesgarte, estando tan cerca de lograrlo. Das diez, doce pasos y te detienes a esperar otro relámpago. Te orientas en un segundo, tratas de aprenderte dónde está la próxima curva, caminas otro poco y aguardas al siguiente destello. Otra y otra y otra vez. Caes en una rutina, pero es todo tan estresante que te imaginas que no estás sola y no puedes hacer nada para ahuyentar esa idea de tu mente. Sientes que las sombras te acompañan, atrás de ti, a un susurro de distancia, esperando a que te detengas un poco más para abrazarte. O tal vez aguarden el momento en el que estés tan cerca del albergue que te sientas segura, y entonces te alcanzarán.

Y sigues adelante, sin atreverte a voltear, más miserable y helada que antes. No puedes desperdiciar ni un instante de luz.

No sabes cuánto llevas así, con un sudor frío permanentemente en la espalda cuando, adelante, a una distancia indeterminada, distingues un área cálida entre las copas de los árboles. ¡Sí! ¡El resplandor de las luces de las cabañas! Te da un breve ataque de angustia cuando ves que la carretera se desvía a la derecha y lo pierdes de vista. No puedes arriesgarte a meterte otra vez al bosque y volver a perderte, así que te quedas en el camino.

Un par de vueltas después, reaparece la luz, ahora más cerca. Te animas a ir un poco más rápido, pero tropiezas y te rasguñas la frente con la rama de un árbol en la cuneta. Casi estás segura de que alguien detrás de ti sonrió, burlón. Das un paso hacia atrás y te obligas a serenarte. Continúas sin permitirte confiarte, pero con una anticipación por llegar que recorre todo tu cuerpo entumido. Te abrazas con fuerza, para regresar la circulación a tus miembros y, cuando menos lo esperas, sales de entre los árboles y llegas al albergue.

No hay nadie afuera. Hace demasiado frío para eso. Olvidando las sombras detrás de ti, corres hacia la ventana de la primera cabaña. Estás casi segura que es en ésta donde se quedaron y te asomas adentro. ¡Ahí está Alex! De pie frente a la chimenea y dándote la espalda, pero no hay manera de que lo confundas. ¡Es él! Pero no se ve preocupado de que no estés ahí. Es más, parece que está contando la historia del fantasma, en un susurro deliberado y lento. Todos lo ven con mucha atención, sentados en la orilla de sus asientos, sin moverse. Eso es lo de menos. ¡Llegaste!

Con un alivio infinito, te abalanzas sobre la puerta y la abres de golpe, en el momento exacto en el que Alex grita: “¡CINCOOO!”, levantando las manos para espantar a todos. Todos pegan de alaridos y voltean a la puerta. Sería cómico de no ser por sus caras. Nadie está aliviado de verte. Siguen espantados. Parece que no te reconocen. O no te ven.

Instintivamente, Alex abraza a alguien junto a él… ¿como protegiéndola? ¡Cómo se atreve! Estás a punto de romper el silencio cuando la miras bien. ¡Es idéntica a ti! Bueno, casi. Es un poco más alta que tú, el cabello más claro – como el de Alex – y sus rasgos son un poco más finos, como… como… ¿los de tu hija? Pero ella es todavía una niña, y la que tienes frente a ti estará rozando los dieciocho. No comprendes.

Ambos están viendo atrás de ti, hacia la puerta. Alex la suelta y avanza en tu dirección, pero pasa a tu lado sin hacerte caso y cierra la puerta, despacio. Cuando lo hace, y sin saber cómo reaccionar, lo observas con atención. Está un poco más delgado y más canoso de lo que recuerdas, con las entradas del pelo más amplias. Y en las arrugas de sus ojos ves una tristeza que no había antes.

No puedes aceptar lo que ves frente a ti. Es imposible que haya pasado tanto tiempo. Pero, efectivamente, esa chica es tu hija.

Te das cuenta de que el fantasma eres tú.

Impactada y sin saber qué está pasando, los ojos se te llenan de lágrimas.

"Pero, pero... nunca pude despedirme," susurras para ti. La escena frente a ti se nubla y todo se pone oscuro.

.

Abres los ojos, desorientada.

Usas ambas manos para levantarte del montón de hojas secas en el que despiertas. Escuchas un zumbido metálico en tu cabeza, y los sonidos del bosque suenan apagados.

Con un resoplido te quitas unas hebras de pasto de la nariz, observando a tu alrededor.

.

.

.

No comments: