Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Friday, September 1, 2017

Wallace. Fantasía histórica

11 de septiembre de 1297. Puente de Stirling, Escocia.

William Wallace se agachó con un movimiento brusco, prácticamente dejándose caer sobre su pierna izquierda. Sin darse tiempo para sentir la caída, se impulsó con esa misma pierna hacia ese costado, mientras estiraba el cuello para pegar la cabeza al suelo y esquivar un segundo tajo horizontal en menos de dos segundos.  Sus ojos todavía no enfocaban bien y le ardían dolorosamente por el aceite caliente, pero por lo menos se había alejado lo suficiente para evitar las flechas encendidas. A su alrededor, todo era caos: golpes, alaridos, y el penetrante olor a pelo quemado, sangre, sudor y orina, omnipresente en cualquier batalla. También se escuchaba algún relincho ocasional. La caballería inglesa debía haber chocado con sus picas más cerca de lo que había esperado. Una sombra se abalanzó sobre él, sacándole de su distracción. Más por reflejo y por ganar tiempo, soltó una patada con la pierna derecha, amplia y barriendo la zona. En cuanto sintió el contacto con los pies de su atacante recogió la pierna y, en un fluido movimiento, se enderezó y puso la rodilla derecha al piso, al tiempo que levantó su espada diagonalmente con la punta hacia abajo, la mano izquierda en un costado de la hoja, como soporte. Casi inmediatamente, su bloqueo fue efectivo, rechazando una espada enemiga. Lo que le preocupaba es que de este lado del combate había visto soldados ingleses con picas. Contra ésas no podría defenderse a ciegas. Necesitaba recuperar la visión. Sin perder el impulso y en contra de un movimiento natural, en lugar de retroceder tras bloquear el golpe, lo siguió, impulsándose hacia adelante con su pierna izquierda y estirando la empuñadura de su espada con toda la extensión del brazo derecho. Sintió con satisfacción el impacto con la quijada de su oponente, a la vez que envolvió la mano de su adversario con su mano izquierda, torciéndole la muñeca y cambiando la dirección de la punta de su arma. Un último empujón para ponerse de pie y la punta del arma enemiga atravesó limpiamente la garganta de su rival, atorándose en la base del cráneo.

Libre ya de un ataque inminente, Wallace se agachó a recoger un puñado de tierra y pasto para  frotarlo sobre sus ojos. Unos cuantos parpadeos y su visión regresó. Todavía ardía, pero podía ver. Había dos irlandeses a su derecha, con sus barbas pelirrojas y largas pértigas, manteniendo a raya a tres soldados con el emblema de los tres leones y armas más cortas, incapaces de acercarse sin recibir un golpe.


Después de la carga enemiga frontal a través del estrecho puente de Stirling, el estandarte de los leones amarillos se encontraba muy cerca. Wallace vio un soldado de caballería enemigo atravesar con su pica a un escocés, a escasos diez pasos de su posición. ¡Un caballo! ¡Justo lo que necesitaba para conquistar el pendón enemigo, y ser visible en todo el campo de batalla! Así los ingleses no tendrían otra que aceptar la derrota. Sujetando su larga espada con ambas manos y dando un alarido, se dirigió con largas zancadas al flanco del jinete.

No comments: