Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Monday, August 21, 2017

Pan-Ku. Fantasía histórica

Hubo una vez un rayo de sol. Brillaba persistentemente, llamándole, y a la vez se concentraba como si quisiera heredarle su energía una vez que se hubiera ido. En el haz de luz flotaban, elevándose imperceptiblemente, ligerísimas partículas, antiguas motas de polvo que con su mismo movimiento daban una impresión de inmovilidad perpetua. El rayo de sol siguió cayendo, iluminando, calentando. Nadie hubiera podido decir por cuánto tiempo, aún si hubiera habido alguien para presenciarlo. Cayó sobre las montañas, sobre los ríos, sobre las tierras fértiles, sobre los bosques. Cayó sobre los mares, sobre las nubes, sobre la lluvia, sobre la luna y sobre el sol.

Cayó sobre cada parte de él, insistentemente.

Y entonces el mundo se calentó, en una era tras otra de calor abrasador y luz inclemente.

Pero no lo despertó.

Con lo inevitable del tiempo y con la velocidad de las estaciones, el rayo de sol llamó su atención. Y, al cumplir su cometido, lo hizo suspirar entre sueños, un suspiro lento y pausado, que duró más de lo que cualquier vida vivida por hombre ha durado antes y desde entonces.

Y entonces grandes ventiscas se desataron, huracanes inundaron las tierras fértiles, y suaves brisas recorrieron el mundo.

El esbozo de una idea se filtró entre sus pensamientos dormidos, entre los girasoles meciéndose al viento, entre las mariposas levantando el vuelo. Y muy lentamente Pan-ku, el creador del mundo, quien nació de un huevo y separó el yin del yang y los mantuvo separados mientras se volvieron el cielo y la tierra, quien murió para que el mundo se creara a partir de los restos de su cuerpo, sonrió.

Tal vez ya era tiempo de dejar de estar dormido.

Y entonces, los volcanes escupieron fuego y rocas y muerte. Y las nieves arriba en las montañas cayeron en avalanchas, sepultando los bosques. Y las olas en los mares inundaron las tierras de los hombres.

Tal vez, pero todavía no. Primero debía descansar.

Y entonces los bosques renacieron, los pastos florecieron, y las aves aprendieron nuevas canciones.

Y Pan-ku, aquel que por 18,000 años sostuvo los cielos, siguió con su sueño, con su muerte y con su espera.

Y descansó.



No comments: