Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Sunday, July 4, 2010

Día 3

Día de contrastes. Este tour también lo tomé con Alan y Nish. De hecho, ellos fueron quienes lo reservaron. Yo nomás me les pegué. En Joburg hay muchas casas grandes que tienen ampliaciones de lámina. Se ve bastante extraño. Resulta que es porque las casas las construyó el gobierno durante la época del apartheid, pero sólo unos cuantos tenían acceso a vivienda. Cuando terminó, el gobierno les dio permiso de construir y ampliar sus casas y ellos las hicieron con lámina, cartón, madera o cualquier cosa que pudieran utilizar. Ahora, dentro de cada propiedad, además de sus ampliaciones de lámina, hay muchas chozas del mismo tipo, muy coloridas (pintadas de rosa, azul o verde). Como resultado, en cada casa viven alrededor de 30-35 personas, que comparten una misma toma de agua y electricidad.

En una de esas casas empezamos el recorrido. Además de nosotros 3, había dos finlandeses y una pareja de gringos. Nos presentaron a nuestra guía por Soweto, que vivía en una de esas chozas. Nos pasó a su casa (una choza rosa de unos 3 x 4m, como todas) y nos presentó a algunos de los que vivían ahí. Algo muy bueno que tiene Sudáfrica es que todos, ya sean pobres o no, son muy amigables y sonrientes y les encanta – sobre todo a los niños – que les tomen fotos y platicar. El problema muchas veces es entenderles, ya que normalmente cuesta trabajo descifrar lo que dicen. Para la mayoría, el inglés es su segunda lengua; la lengua materna de casi todos los negros es zulu, y la de los blancos, afrikaans.

Al principio del tour vimos que, aunque son muy pobres, no están tan mal las condiciones en las que viven. Calles amplias, pavimentadas, con todos los servicios, casi como cualquier suburbio americano – aunque muy amontonados, claro. Esa manera de pensar cambió en nuestra siguiente parada. Tomamos una combi (igualita a las de acá; de hecho, los choferes manejan igual de mal y hasta son famosos por sus instintos suicidas) a un mercado público instalado en una plaza donde se declararon los derechos de los sudafricanos. De ahí, caminamos hasta entrar a un centro comunitario. Se veía bastante pobre, pero eso no fue nada comparado con la comunidad que estaba al lado. Eran puras chozas, con “calles” de tierra, sin servicios, con una sola toma de agua y un baño portátil para cada 50 familias. Se calentaban con carbón hecho a base de cenizas, tierra y agua, secado al sol. Aún así, la gente nos recibía en sus casas con una sonrisa y nos explicaban su situación. Todo era muy parecido a los cinturones de pobreza de México o de cualquier otro país en extrema pobreza. Nos contaron cómo los ayuda el centro comunitario pero, por más que intenten ayudarse entre ellos, simplemente no pueden sin algún tipo de apoyo económico del gobierno – el cual es completamente inexistente. Triste, pero al menos parte de lo que pagamos por el tour es para el centro comunitario.

Después, fuimos a la casa/museo de Nelson Mandela, a la calle donde sucedieron los disturbios de 1974 a favor de los derechos de los estudiantes y al museo en honor a uno de los 600 estudiantes muertos durante ese movimiento. De ahí, fui al Nelson Mandela Square, en Sandton, un centro comercial de primer mundo. Ahí comí, mientras buscaba algún lugar con Wi-Fi. Es increíble que ni en un mall con tiendas donde venden diamantes pueda conectarme con mi propia laptop. Es más increíble aún que nadie tenga la menor idea de cómo lograrlo.

¡Ah! Y mi mesero se llamaba Never. ¡En serio! Y parecía digno representante de su nombre. Nunca tenía idea de nada. No importa lo que le preguntara, siempre iba a pedir ayuda.

En fin, el día terminó con unos drinks en un bar bastante cerca del hostal. Se me ocurrió preguntar por el tequila, y tenían uno llamado “Amigo” o algo así. Nadie tomaría eso, ¿verdad? También tenían tequila Patrón, pero resultó que era color café oscuro, y espeso – era más bien una mezcla de licor de café con tequila.

Mañana, finalmente, ¡a Soccer City a ver Uruguay vs. Ghana! Qué lástima que México jugó tan mal contra Uruguay y no calificó como primer lugar de grupo. De otra manera, probablemente me hubiera tocado verlo mañana.

3 comments:

David said...

Maldito Drog, te odio jejejeejejejeje que sigas teniendo un viaje poca madre drog un abrazo

Aze said...

Si te llegan a ofrecer uno que se llama Olmeca o Sombrero (con tapita de sobrerito de plástico rojo), no lo aceptes, es horrible

Mr. Ruben said...

Sí, ya vi el Olmeca. Se ve muy cuestionable. Y, obviamente, te lo venden a precio de VSOP