Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Saturday, July 10, 2010

Día 11

Hoy hizo calor. Además, es el último día sin partido. Aproveché para tomar mi tour hágalo-usted-mismo-y-recórralo-a-pie por Port Elizabeth. Muchos edificios históricos. Pero hay que hacer una aclaración: aquí, histórico significa que tiene, como máximo, 180 años, que es lo que tiene la ciudad de haberse fundado. Si comparamos que hay edificios en México construidos hace 450 años, no es nada impresionante, la verdad. Es más, en Praga hay algunos de hasta 900 años de antigüedad. ¡Ciento ochenta años! ¡Pfff…!

En fin, día muy caminador. Vi un lugar donde vendían vuvuzelas como eran originalmente, de cuerno hueco de algo, de esos largos y retorcidos. Si alguien necesita una con urgencia, por módicos R2300 ($3900) les puedo llevar una.

Otra cosa que es de lo más típico en Sudáfrica es algo llamado “beadwork”. Básicamente, es joyería hecha a base de hilo y cuentas de plástico pequeñitititas, de muchos colores. Pero no las pulseritas de 5 pesos que hacen las niñas de secundaria. Estos son collares que, los más sencillos, se llevan dos días en terminar. Muchísimo trabajo. Y no sólo lo usan para joyería, sino también para decorar animales de alambre, llaveros, fruteros, etc. Hasta su ropa la llenan de cuentitas de colores. El resultado final se ve, definitivamente, muy autóctono.

Como ya hacía hambre, pasé por mi carne braai-mientras-usted-espera y luego por una milk tart. Son lo de hoy.

En un parque muy grande, junto al Fan Fest, vi a unos viejitos jugando un boliche de lo más raro. Se llama bowling green (creo). Es un cuadro de 35 m de lado, con pasto muy, pero muy corto. En un extremo, los dos jugadores ponen una sola bola blanca, del tamaño de una naranja. Desde el otro extremo, lanzan unas bolas de boliche del tamaño de una toronja, pero que no tienen su peso en el centro, sino que está cargado de manera que se vayan de lado y agarren cierto efecto cuando las lancen. Según lo que vi, cada jugador lanza 4 bolas, alternándose. El que quede más cerca de la blanca, gana. Como sólo se juega en una franja, puede haber como hasta 10 partidas a la vez. Es un juego de viejitos, pero es chistoso ver que lo juegan igual que como lo hacían los ingleses desde que se colonizó África. Algunos hasta se visten de blanco y todo.

Antes de irme, quiero probar el pay de venado. Y a lo mejor, hasta el carpaccio de venado. Lo haré prontamente. Y el vino es baratísimo. El problema es muy similar a cuando vas a comprar tequila en México. Hay taaaantos, que ni idea de cuál elegir. Pero ya me dieron unos tips, así que, ¡a probar!

No comments: