Featured Post

El peor día de mi vida

El 19 de septiembre de 1985 fue el peor día de mi vida. Mis recuerdos de ese día están ligados a una lluvia muy fuerte de la noche an...

Monday, July 5, 2010

Día 6

Domingo.

¿Cuáles son las semejanzas entre Sudáfrica y México?
Comparten varios problemas que parecen universales. Y no me refiero sólo a la pobreza extrema o al enorme contraste que existe entre ricos y pobres, sino a cosas más superfluas pero, no por ello, menos molestas. ¿Por ejemplo? Los incontables ambulantes que venden productos piratas. O las combis del transporte público, que nada les envidian a las que amenazan nuestra vida todos los días en las calles de la Ciudad de México. O la falta de educación vial de la mayoría de los conductores, que prefieren atropellarte antes que cederle el paso a los peatones. Esto último se vuelve más notorio si recuerdas que se maneja por el lado izquierdo de la calle (como en Inglaterra). Por supuesto que, después de toda una vida de haber afinado nuestros instintos de supervivencia y aprender cómo esquivar los coches en México, corremos un grave peligro acá, porque los coches siempre vienen en la dirección que menos esperamos.

Otro problema del que no te libras acá si tienes coche son los viene-viene. Y, al igual que en México, no sólo están en los estacionamientos de los supermercados, sino en toda vía donde parezca que pueden sacar algún provecho ejerciendo su derecho de dueños de la calle. No traen trapito, pero sí el característico chaleco de colores brillantes, para que veas que son los “oficiales”. (¿Han visto que los que están en Chapultepec hasta tienen gafete?)

(Hoy desayuné un pay de hamburguesa con queso que, como era de esperarse por el nombre, estaba bastante malo. También pedí el de siempre, de carne con riñones, que salvó el desayuno)

Finalmente descubrí un café con una hora de acceso Wi-Fi gratis. ¡Woohooo! A buena hora, porque me voy el martes. Pero regresaré aquí mismo, así que es buen hallazgo.

Ya que es domingo y no quería gastar, fui a caminar a un jardín botánico que está aquí cerca. Bueno, parecía que estaba aquí cerca, pero debe de estar a unos 4-5km. Y no es un jardín botánico, sino más bien un parque enorme con un pequeño lago, a donde todo el mundo lleva a pasear sus perros. Pero no está tan mal. Los árboles son muy diferentes a los de México, así que aproveché para juntar muchas semillas. Si no me las confiscan en la aduana, voy a tratar de sembrar bonsais. Alguno se dará. Espero.

De regreso, pasé a un supermercado a comprar ingredientes para hacer de comer, y que se me ocurre ponerme a ver las especias. Me gusta cocinar y me sale bastante bien. Siempre estoy buscando nuevas formas de combinar sabores y aromas. Obviamente, terminé comprando como diez tipos diferentes de especias y condimentos (gastándome, de paso, lo que tenía destinado para una playera de los Bafana Bafana). Pero serán bien aprovechadas.

Sólo queda un día más sin partidos y, después, vienen las semifinales. Qué rápido se está acabando el mundial. Eso de que sea sólo un mes cada 4 años es muy poco, definitivamente.

No comments: